Jack, de 12 años, decidido a ayudar a un perro a recuperar la vista

Jack McPadden, un joven muchacho residente en Winchester, Massachusetts, tiene una fuerte voluntad y un intenso amor por los animales.

A sus 12 años, tiene la intención de ayudar al perro de su vecino para curar la enfermedad que puede dejarle sin vista.

El perro se llama Brody, tiene 5 años y es un Boston terrier. Sufre una enfermedad de la córnea. Una enfermedad endémica en esta raza de perro que amenaza con dejarle totalmente ciego.

Decidido a actuar, Jack ha lanzado recientemente un llamamiento para ayudar al animal mediante donaciones de sus compañeros de clase.
El joven se las arregló para recaudar poco más de 200 dólares (unos 150 euros). Una cantidad que se suma a los 100 dólares que le dieron sus padres.

Esto es solo el comienzo, dice Jack. Pero su comienzo es alentador y lleno de esperanza.

Si el niño está conmovido por la difícil situación de Brody, no es solo porque siempre ha amado a los animales, sino también porque nueve meses después de su nacimiento, también se le privó de la vista.

Pero Jack es un niño valiente y positivo. De su ceguera dice: “es una habilidad, no una discapacidad”.

Si Brody ha tenido la oportunidad de conocer a Jack, es gracias a una mujer, Debbie Fahrenholtz.

En 2007, esta mujer, fundó Just a Touch, una organización dedicada a la búsqueda de hogares adoptivos para los perros – pero no para cualquier perro. Esta asociación se refiere a los animales enfermos o con discapacidad.

Los animales son criados en familias de acogida que cuidan de ellos hasta que son adoptados. A más de 600 perros ya les han ofrecido una segunda oportunidad gracias a Debbie.

Al igual que a muchos otros animales, a Brody le salvaron de la muerte. Si el medicamento para el perro no funcionara por primera vez, considerarían la cirugía. Lo que podría costas cerca de 800 dólares (600 euros). Esta es la razón por la que Jack se decidió a recaudar dinero.

El niño pronto organizará una venta de galletas para perros para conseguir más ayuda.

Siempre optimista, el niño espera con impaciencia el momento en que Brody sea sanado, adoptado, y capaz de tener una maravillosa vida.


También es interesante: - Conejo disfrazado de abeja
- Jumpy, el perro que todo lo hace, incluso surf
- Los animales que fácilmente podrían matar a un ser humano
- Un hámster hambriento se come un dulce 2 veces más grande que él




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *