Un gato se convirtió en el guía de un perro ciego

Si los perros y los gatos suelen tener algunos problemas de convivencia, y pasan mucho tiempo persiguiéndose, por suerte, hay algunas excepciones.

Este es uno de esos casos. Los protagonistas se llaman Pwditat y Terfel y su historia es particularmente conmovedora. Los animales son casi inseparables.

Mucho más que un amigo, el gato Pwditat es un apoyo insustituible para su compañero canino que tiene un problema de visión. El gatito es su guía.

Como si fuera un regalo del cielo, este gato fue encontrado un día por la dueña de Terfel, vagando en las afueras de Holyhead, en Gales.

Ciego desde la edad de 8 años, el perro casi nunca salió de su cesta. Cuando se levantaba para sus paseos diarios, chocaba contra los muebles de la casa.

Pero la vida de Terfel se vió interrumpida totalmente por la llegada de Pwditat. Como si de una misión se tratase, el gato se hizo el mejor amigo del perro y le sirvió de guía.

Pwditat dió sus primeros pasos en su nueva casa acompañando a Terfel hasta el jardín y luego de vuelta a su cesta. Desde entonces, ninguno de los dos han dejado de moverse juntos.

“Nunca había visto nada igual… Pwditat pareció entender de inmediato que Terfel era ciego”, dice Judy. “Él usa sus patas para ayudar y guiar, siempre están pegados el uno al otro, e incluso, duermen juntos”.


También es interesante: - Sophie, un gato ninja entrenando con un dóberman
- Un gato es salvado por soldados en Irak
- Perros de terapia para las víctimas de Boston
- La lucha por la supervivencia de Turbo




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *